sábado, 11 de diciembre de 2010

LA RED. NUEVOS DISPOSITIVOS.

Las demandas actuales del contexto tecnocultural, en relación al aprovechamiento educativo de las TICs (Tecnologías de la Información y la Comunicación).

Desde el buceo bibliográfico y desde la construcción de un  marco referencial se pueden inferir  las distintas demandas del contexto tecnocultural, en relación al aprovechamiento educativo de las TICs:

 A la Educación:
Que prepare a las personas para que se integren en un mundo signado por el uso de las Tecnologías de la Información y la Comunicación. De no ser considerada esta demanda, se corre el riesgo de generar mayor exclusión. Para ello será necesario que se las reconozca como  medio importante para la implementación pedagógica de un  currículo socio-cultural.

Este reconocimiento implica también, una compresión de la educación, como encuentro político – cultural, que supera el mero proceso de escolarización. Una educación que promueve la calidad de vida de todos y para todos.
Un nuevo paradigma para la inclusión
 A las Instituciones escolares:
 Que adopten un posicionamiento claro, teniendo en cuenta tanto la variable pedagógica y como la variable tecnológica. La escuela debe advertir en la tecnología una posibilidad de direccionarse hacia la sociedad de la información, convirtiéndose en un entorno de aprendizaje, donde la innovación esté presente no sólo en lo pedagógico sino también en lo tecnológico.  Se espera que las TICs instaladas en la escuela, formen parte de su cotidianeidad, favoreciendo la comunicación, generando nuevos modos de vinculación entre sus integrantes, y potenciando la participación a través de redes.
La formación sistemática que brinda la escuela, resulta una oportunidad para niños, jóvenes y adultos de convertirse tanto en consumidores reflexivos como en productores culturales creativos

La integración de las TIC contempla la  posibilidad de coexistencia de soportes en las aulas. Tradicionalmente, el soporte imperante en las instituciones escolares ha sido el impreso. Los materiales curriculares editados en papel y en especial, los libros escolares han constituido uno de los principales recursos para la tarea docente. Hoy, resulta insuficiente pensar sólo en ellos, es necesario incursionar en otros soportes como los audiovisuales, informáticos y multimediales, para responder a los objetivos pedagógicos. Para ello, los sistemas educativos, los docentes y las instituciones educativas deberán fortalecerse en los procesos de construcción de conocimiento en torno a las TIC  y con las TIC. Ya existen propuestas pedagógicas de integración a través de mapas conceptuales digitales, para organizar la información (representación gráfica del conocimiento con enlaces o hipervínculos con imágenes, gráficos videos, sonidos, textos, páginas web, etc); investigaciones a través de Webquests (actividad orientada a la búsqueda de información en la web); y comunicaciones  a través de weblogs (sitio web donde el usuario escribe periódicamente sobre algún tema).

 Con estos recursos seguramente los alumnos podrán acceder a un aprendizaje más significativo,  no solamente adquiriendo  información sino también desarrollando habilidades que le permitan seleccionarla, organizarla e interpretarla, estableciendo conexiones relevantes con sus saberes anteriores, con el fin de elaborar conocimientos para la comprensión y la transformación de la realidad. 
Ambientes de aprendizaje enriquecidos por las TICs  

A los docentes:   
Que   asuman su rol de mediadores del conocimiento, dejando de lado tanto la tecnofobia como el determinismo tecnológico, logrando  competencias tecnológicas específicas,    que les permitan construirr propuestas curriculares tendientes al desarrollo de habilidades cognitivas, creativas y comunicativas, de  sus alumnos, proporcionándoles los saberes necesarios para insertarse en la sociedad y en el mundo del trabajo. Para ello, es clave la visión docente para enseñar cómo se accede, selecciona y comunica la información, y cómo se integran los medios y la multiplicidad de lenguajes.

                     Ni tecnófilos, ni tecnófobos 
A los alumnos:
Que se conviertan en “prosumidores”, productores y consumidores de conocimiento, empleando las TICs como  medio de expresión para su creación; canal multidireccional de comunicación; instrumento para procesar información; fuente  de información; recurso interactivo para el aprendizaje; instrumento que potencie la participación a través de las redes sociales y comunidades de aprendizaje.

               Prosumidores de conocimientos
  
Referente bibliográfico: 
 MORON, M, 2009, Tesis "Realidad escolar, contexto tecnocultural y legislación vigente", UNCuyo.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada